Vicios

Los hombres aman sus vicios y al mismo tiempo los odian.

Séneca

La respuesta a dejar un vicio, está escondida en el vicio mismo. El problema es que generalmente nos enfocamos en aquello que disfrutamos u odiamos de nuestro vicio. La clave está en encontrar la razón que nos genera dichos sentimientos.

La bebida me gustaba porque me hacia ser más desenvuelto y la odiaba porque me costaba saber en que momento detenerme. El problema de raíz era mi forma de percibir quien debo ser cuando estoy con otras personas. Para dejarla, he aprendido a amar mi lado introvertido.

El cigarro me gustaba porque me ayudaba a relajarme y lo odiaba por el daño que le hacia a mi cuerpo. El problema de raíz era mi necesidad por tener un mecanismo para no lidiar con mi ansiedad. Para dejarlo, he aprendido a utilizar otros mecanismos como respiraciones y meditaciones para trabajar con mi ansiedad directamente.

Aprender a controlar nuestros vicios, no es tarea fácil porque hemos creado dependencias físicas a ellos. Dejarlos atrás es un trabajo que requiere tiempo y paciencia. Es por eso que es importante entender la razón por la cual estamos tan apegados a un vicio. Si somos honestos con nosotros mismos, llega un punto donde reconocemos que el precio por mantener nuestro vicio, es mucho más alto que el de dejarlo atrás.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.